Territorialidad de la dominación. IIRSA

A las fronteras actuales se sobrepondrán otras, diseñadas para asegurar la movilidad de capitales y mercancías o, incluso, de tropas y pertrechos militares que garanticen el respeto a la propiedad privada, sin importar que ésta se haya establecido desplazando a los habitantes originarios de estas tierras.

Con una lógica diferente a la que buscaba los istmos para construir canales de comunicación entre los oceános Atlántico y Pacífico, como en el caso de los 80 kilómetros de paso por Panamá, el siglo XXI busca rutas en los 20 mil kilómetros del territorio amazónico para combinar el momento del traslado con el de la extracción o producción de todo lo que potencialmente pueda convertirse en ganancia.

La crisis ecológica de la actualidad podría crecer exponencialmente con la violencia que significa introducir vías de comunicación modernas y eficientes en selvas, bosques y pantanales, si no fuera porque hoy los pueblos de América Latina se están rebelando en contra de un progreso que rompe toda expectativa de futuro.

Los horizontes están en peligro, la moneda está en el aire.

IIRSA