Brasil y el estado de excepción

La presencia política de los militares creció con la ocupación de Haití, en estrecha colaboración con las políticas hemisféricas del Pentágono; se fortaleció internamente con la ocupación de las favelas y el pretendido combate al crimen organizado; y a pesar de su orgullo nacionalista, su convivencia y colaboración con las fuerzas armadas estadounidenses en cursos, entrenamientos, ejercicios, intercambio de tecnología y de experiencias contrainsurgentes en general los han colocado en la situación de, entre otros, abrir paso al cerco y amenaza de intervención a Venezuela.

Con base en la información oficial de Colombia y Brasil